lunes, 20 de junio de 2016

Náufrago

Náufrago en la vida, solitario y perdido, soy prisionero en mi isla. Cada día, me acerco a la playa y busco en el horizonte.

Por algún oculto designio, la marea va trayendo exactamente lo que tiene que traer en cada momento. Igual trae lo que da la vida, igual trae lo que la quita.

Un día, cuando ya no lo esperaba, la marea trajo a mi vida el amor de una mujer.

Desde entonces, no me importa nada.